MENU CLOSE

showsearch
El vino de Champagne es exclusivo de la región de Champagne
  • facebook
  • twitter
  • instagram
  • youtube
  • linkedin
  • rss

Libertina

A partir de finales del siglo XVII los productores de Champagne comienzan a controlar realmente el fenómeno de la efervescencia, que el vino ya no es atributo de los religiosos y que asume un lugar preponderante en las fiestas.

Su ligereza seductora encanta y deleita a los libertinos del siglo XVIII. La esposa de Philippe d'Orleans cuenta el entusiasmo de las mujeres de su tiempo por este vino con “tapón que salta”.

Se le bebe en las pequeñas cenas del Palacio Real. El rastro de los pedidos importantes realizados por la marquesa de Pompadour para sus fiestas campestres es elocuente.

En el baile de máscaras llevado a cabo en el Hôtel de Ville en 1739, se bebieron no menos de 1800 botellas de Champagne. Y Casanova lo cita en sus Memorias como uno de los elementos indispensables de sus veladas de seductor.

Internacional

Muy pronto, los vinos de Champagne emprendieron el viaje. Los productores de Champagne obstinados y aventureros lo dieron a conocer en todos los continentes. Los primeros, los ingleses, se engancharon. Ya sea en la Corte como entre los dandys como Brummell y Sheridan, se le reclama como un “indispensable”. Cuando el zar Alejandro 1ro organiza una cena, que dura cuatro días en septiembre de 1815, con motivo del desfile militar del Campo de Virtudes, se sirven 300 cubiertos al ritmo de un menú imaginado por el cocinero francés Carême y los vinos de Champagne son el principal acompañamiento.

Apenas algunos años más tarde, en las costas californianas o en Nueva York, se canta y se baila levantado su copa. En todas partes del mundo, a principios del siglo XX, los vinos de Champagne adquirieron la reputación de ser los vinos ideales de las reuniones alegres a las cuales se quiere dar clase y brillo.

Popular

A finales del siglo XIX, la aceleración y la multiplicación de los medios de transporte y, en particular, el ferrocarril, permitirán a los vinos de Champagne estar en todas las fiestas. Ya no se puede vivir sin él en los cafés de los Grandes Bulevares, en el Café anglais, en la Tour d’Argent, en el Jockey Club, en la Taverne Olympia, sólo se le quiere a él, se le llama el 'Champ'.

Desde finales de la guerra de 1870, se democratizó. Feydeau y Offenbach lo citan en sus obras o Strauss en “El Murciélago”: “su majestad Champagne es rey, pongámonos bajo su ley...” y en la Traviata de Verdi, se levanta su copa en el 1er acto. Cuando toda Europa vivía los Años Locos, la imaginación de aquellos que frecuentan los lugares de moda sólo tiene un límite: están dispuestos a probarlo todo...a condición de que haya Champagne; se le ordena en todas partes: en París, Deauville, Biarritz y Montecarlo, en el baile de los Petits Lits Blancs, en las invitaciones lanzadas por Boni de Castellane en su palacio de mármol rosado, Avenue du Bois, en todos los bailes de la princesa Murat o de los Clermont-Tonnerre cuyas famosas Fiestas Persanas marcaron las memorias de los contemporáneos. Además de los decorados locos y de los centenares de invitados disfrazados suntuosamente, hay elefantes, caballos ¡y fuentes de Champagne!

Generosa

Entonces, forzosamente, cuando el general Eisenhower instala en Reims su cuartel general en febrero de 1945, es evidente que la Liberación se celebra con Champagne. ¡Y qué fiesta! Desde principios del siglo XX, los vinos de Champagne se han convertido definitivamente en los vinos que reúnen, que participan, y que garantizan una alegre convivialidad. Durante estos últimos años, ya sea que las fiestas sean imperiales como las del Sha de Irán para conmemorar los 2500 años de la creación del Imperio Persa en las ruinas de Persépolis o más democráticas como las del Bicentenario de la Revolución o la apertura del Mundial de fútbol 98, no se les concibe sin Champagne.

Apadrinan los grandes festivales de cine, las exposiciones culturales, las manifestaciones deportivas, las conmemoraciones, los aniversarios notables. Acompañamiento de las fiestas más bonitas, los vinos de Champagne también se han convertido en los vinos privilegiados de los fines de año.

Bienvenido
a la web oficial de Champagne

Para visitar nuestro sitio, debe tener la edad suficiente para consumir alcohol de acuerdo con la legislación vigente en su lugar de residencia. Si no hay legislación al respecto, debe tener al menos 21 años.

¿Tiene la edad legal requerida?

El abuso de alcohol es peligroso para su salud, consuma con moderación.